miércoles, 17 de enero de 2007

El Puerto es pesquero hasta que la mar se seque...














Y por fin estalló el conflicto, evitable por cierto, en la que los pescadores y la población del municipio Valdéz (edo. Sucre) se vieron obligados a tomar de forma pacífica, las instalaciones de un Puerto Pesquero privatizado en complicidad con un gobernador codicioso que los venía arrimando y desvalijando, con las intenciones oportunistas de tener un buen tajo de las ganancias que promete la llegada del proyecto gasífero a la región.

Dignamente los pescadores levantan el paro, después de dos agresiones desmedidas y la promesa de varios entes gubernamentales de una solución sensata y ética (como sí fue su decisión de terminar la toma). Es un Núcleo de Desarrollo Endógeno lo que queremos dicen los pescadores, pero eso sí, como nosotros proponemos. Según “ellos” lo endógeno es “de adentro pa´fuera”. Pero ellos, ni el MINEP ni PDVSA parecen comprender esa dinámica, los códigos de ese “desarrollo endógeno” siguen invisibles, mientras a los pecadores y la población se les acaba la paciencia esperando que estos muchachos aprendan la lección. Paciencia que cuesta un tiempo valioso para que la gente decida y accione finalmente sobre la opción más acertada, la que su experiencia colectiva les ha enseñado y es infalible ante los retos que impone el vertiginoso tren de cambios.

¿Puede el Puerto Pesquero convivir con el proyecto gasífero CIGMA?

El conflicto del Puerto Pesquero Internacional de Güiria ahora apunta hacia una confrontación de una población pesquera que defiende un modo de vida y producción en concordancia con su historia, con el respeto al medio natural y su visión de mejoramiento de vida vs. una visión gubernamental desarrollista que da cada vez más da prioridad a la dependencia en una economía petrolera.

¿No te convence? Bien, defender este puerto para ponerlo a valer y para que de verdad sea pesquero en todo su potencial, significará que a tu mercado más cercano llegará pescado fresco para asegurarle la comida a tus hijos. Se trata pues, también de la seguridad alimentaria del país y de una gran oportunidad de impulsar la diversificación de nuestra economía que depende cada vez más de los precios del petróleo, aunque sean l@s campesin@s y pescadores los que garanticen gran parte del pan nuestro de cada día.

Que contradicción cuando el ejecutivo no responde a la situación del Puerto Pesquero y el sector pesquero local, pues según la Ley de Pesca y Acuacultura (Gaceta Oficial nº 37.322 de 12 de noviembre de 2001 “no hay dudas que la pesca artesanal debe recibir la máxima atención del estado”(p. 3) y entre las razones que fundamenta la protección a la pesca artesanal es que “mantiene con mucha diferencia al mayor número de empleos directos e indirectos de todo el sector pesquero con unas 40.000 y 400.000 personas respectivamente”(Exposición de Motivos, p. 8). Del mismo modo en el Título I, Artículo 1 se establece como parte de las Disposiciones Fundamentales: “la protección de los caladeros de la pesca artesanal, marítimos y fluviales, así como la protección de los asentamientos y comunidades pesqueras. También se garantiza los plenos beneficios económicos y sociales del pescador artesanal así como el mejoramiento de la calidad de vida. Se promueve, así mismo, la participación genuina y directa de los pescadores artesanales en las decisiones del Estado en materia de pesca y su participación en los órganos consultivos de la administración pesquera”

A la final, se trata de un problema de tod@s en el que podemos incidir, para que esto del Poder Popular que resuena tanto en estos momentos, sea parte de nuestra práctica cotidiana y no sólo de los nuevos ministros y leyes a reformar. Parte de esta práctica es seguir demandando justicia por los hechos de agresión del 19 de octubre de 2006 por parte de la Policía del Estado Sucre hacia los pescadores y la población de Güiria mientras defendían la toma pacífica del Puerto. A comienzos de noviembre del año que culminó, la Asamblea Nacional ratificó en los medios de comunicación que en La Paragua y Güiria hubo violación de los derechos humanos, y que ambos casos estaban listos para ser remitidos a la plenaria, que los mismos no habían sido enviados porque se le estaba dando preferencia a otros proyectos de prioridad nacional y su incorporación a la agenda dependía de la presidenta de la AN Cilia Flores. La misma que ya tiene encima la reforma constitucional, las leyes habilitantes y todo lo que se vaya incorporando al ritmo atropellado que supone convertirse en un país socialista del siglo XXI. Es bien evidente que en la, ya bien apretada, agenda del gobierno no se vislumbra darle respuestas contundentes en lo inmediato al estatus del Puerto Pesquero y a los hechos de agresión de octubre en Güiria.

Mientras, el gobernador de Sucre Ramón Martínez (si, el que mandó a la policía estadal a Güiria a arremeter contra “insurrectos” y “guarimberos” el 10 y 19 de octubre) está muy pre-ocupado con el Partido Socialista Unitario y, con la misma actitud de zorro viejo con que ha manejado el conflicto del Puerto Pesquero, le sugiere a su partido Podemos a guardar silencio y hablar en el momento preciso, de paso lo encargan de la comisión para la discusión sobre el Socialismo (El Nacional 16/01). Que pena, a los niveles de descaro que se puede llegar.

Y a propósito del Complejo Industrial Gran Mariscal de Ayacucho (CIGMA), que va en vías de abarcar todas las adyacencias de Güiria y buena parte de la aguas de la región (de donde sale el mismo pescado), ya está en marcha la nueva ley de nacionalización para que el estado tenga el control mayoritario en la industria petrolera, y aunque no se ha dicho nada sobre la participación del estado en el sector del gas, 90% de la producción gasífera seguirá siendo para exportación y 10% para el mercado interno. Ya sabemos a qué costo será este mínimo porcentaje que nos quedará. ¿Costará un Puerto, una población, un ecosistema, un modo de vida, parte de la comida que llega a nuestras mesas, una opción productiva para el país?

Esperamos que participen en este espacio difundiendo la información y enriqueciendo el debate…
















































No hay comentarios: